La más pequeña que llegó a nosotros

trajo en sus manos prietas, la alegría.

Y la campana anunció aquel día

que en adelante éramos ya otros.

Porque dos veces el alba tuvo el día

rompiendo la cadena de los otros

y la niña, al llorar, ya lo decía.

 

Autores: Los Abuelos 26.08.10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.